La habitación perfecta para un niño hiperactivo


Es responsabilidad de los padres procurarles un lugar seguro y protector para nuestros hijos. Hacer que su infancia se desarrolle en un ambiente donde prime la armonía y la tranquilidad para su completo desarrollo como seres humanos. Y es aquí donde podemos aplicar ciertos consejos del ‘Feng Shui’.

  • La habitación del niño debe ofrecerle suficiente privacidad y ser, además, silenciosa. A fin de mitigar ciertos ruidos les viene muy bien las alfombras, eso sí, de fibras naturales.
  • También es importante que su cuarto sea el más alejado de la puerta principal de la casa. Intentaremos evitar que tenga ventanas que den a la calle y, si no fuera posible, al menos colocaremos cristales dobles o cortinas que mitiguen el exceso de ruido.
  • Las dimensiones deben ser generosas y, en caso de tratarse de un cuarto pequeño, intentaremos aprovechar el espacio al máximo. 
  • Debemos evitar los colores excitantes como el rojo, el naranja y el amarillo. Es preferible utilizar los colores naturales de los materiales como la madera natural, las telas crudas… También son ideales el azul y el celeste.
  • No es conveniente utilizar tubos fluorescentes ni lámparas que utilicen transformadores, ya que estos niños resultan ser muy sensibles a los campos electromagnéticos que producen este tipo de iluminación. Sin duda, lo mejor es la luz natural.
  • Podemos ofrecerle la posibilidad de que escuche música en su cuarto aunque no es conveniente que disponga de una televisión.
  • Una cartelera o corcho donde pueda pinchar sus tareas pendientes a modo de recordatorio, puede ser una gran idea.
  • Algunas de estas esencias, la que más te guste, te puede servir para aromatizar su habitación: lavanda, geranio, manzana, ciprés o jengibre. 

 Tomada dehttps://bit.ly/2wLzfpP