CÓMO USAR EL FENG SHUI PARA MEJORAR LA SALUD


Orden y circulación de energía, dos elementos fundamentales en el arte Feng Shui. El término, que significa “Viento y Agua”, hace referencia a las formas fundamentales de manifestación de la energía en el universo, y el flujo de ésta en el paisaje, lo que a su vez influye en nuestro modo de vida, por eso en este articulo te indicamos como usar el Feng Shui para mejorar la salud. El Feng Shui trabaja sobre la importancia de armonizar los espacios, buscando que los ambientes tengan una energía favorable o Sheng Qi, lo que necesariamente afecta positiva o negativamente nuestra salud, vitalidad, relaciones y armonía.

Una manera de entenderlo es tomar a las viviendas como un todo donde circulan fuerzas o energías que se funden con el entorno y la naturaleza, afectando la distribución de los ambientes y los lugares de acceso tales como pasillos y puertas; también influye la ubicación de ventanas y espejos, lo cual se debe ser bastante cuidadoso para que no representen un punto de escape energético; lo opuesto, es un ambiente donde reina el desequilibrio, lo cual puede provocar desórdenes físicos y variaciones en nuestro estado de ánimo, e incluso enfermedades; esta energía desfavorable, se conoce como Sha Qi.

Pues al hacer una aproximación al extenso mundo del Feng Shui, hoy en Vitali Arquitectura nos hemos querido referir brevemente a la forma de como crear mayor bienestar a la salud de tu cuerpo y mente, por considerarlo un ser integral e integrado con la Naturaleza. Comencemos diciendo que el Feng Shui se apoya en los postulados de la medicina china que consisten en la observación de la naturaleza en la que existen cinco elementos fundamentales como lo son: agua, fuego, metal, madera y tierra.

La energía que proviene de la constante interacción del Yin y el Yang (el principio creador de lo masculino y femenino que expresa perfecto equilibrio) presenta cinco clases de movimiento, que son los elementos antes nombrados, los cuales representan cinco fases distintas de energía que también están presentes en nuestra vida cotidiana: El Fuego es la cocina, hornos, calentadores, las velas, inciensos, TV, computadoras, y así con otros…

En este tema, es importante que cada espacio se destine para lo que está diseñado – tu habitación para el descanso y no el trabajo por ejemplo-, y por ello solo se debe emplear para dormir o quizá encuentros íntimos. Se recomienda no tener aparatos eléctricos, ni tampoco para hacer ejercicio dentro del dormitorio, porque esto activa la energía; si no se pueden retirar se pueden tapar con una tela o guardarlos en un mueble.

Si realmente se quiere dormir bien y alcanzar nuestro máximo potencial nuestro chi debe estar en equilibrio y armonía. El chi es una energía que fluye continuamente por la naturaleza, y su interrupción de su libre flujo en el cuerpo es la base de los trastornos físicos y psicológicos que dan origen a malestares y enfermedades. Por ahora en este primer acercamiento al Feng Shui te queremos dejar la inquietud de que dormir sanamente es fundamental y puede dificultarse si nuestra mesita de noche está llena de objetos apilados, al igual que debajo de la cama, pues esto bloquea el flujo de la energía . ¿La razón? Un entorno lleno de cosas pueden producir ansiedad y si podemos ayudarnos a que nuestros objetos que están a nuestro alrededor contribuyan a armonizar nuestra vida, por qué no hacerlo.

Tampoco son recomendables para el buen descanso ventanas o espejos detrás de la cama. Si hay una ventana la sugerencia es usar cortinas bien pesadas y si hay un espejo, moverlo a otro lugar; por si no te lo habías planteado, la habitación donde duermes debe ser un espacio fundamental, casi sagrado para tu vida, ya que allí tiene lugar el proceso del sueño, el descanso, la convivencia e incluso los encuentros íntimos. Por supuesto desde el Feng Shui no se recomienda tener aparatos eléctricos en las habitaciones, y decorarla en tonos suaves. Si tienes inconvenientes para conciliar el sueño, una manera de armonizar los espacios y cuidar de este, es empleando sonidos de la naturaleza, como olas del mar, arroyos de montaña, o canto de los pájaros. Al escuchar estos sonidos, tu ritmo cardíaco se ralentiza, la respiración se hace más suave y se calma el sistema nervioso.

Otro lugar clave para observar en aspectos de salud y tan cotidiano es el baño el cual se presta para una gran fuga energética debido a la cantidad de agua y a lo frío de los elementos que lo componen. Por eso en él lo fundamental, es crear un ambiente libre de la sensación de humedad, y lleno de calidez y luz. Para ello se debe ventilar el ambiente todos los días, y si no posee suficiente luz natural, emplear buena iluminación artificial. Las puertas y las ventanas deben cerrar perfectamente al igual que las llaves o grifos. Ten presente que el baño es el lugar de la casa en el que expresamos autoestima, pues allí como en ningún otro lugar de la casa, atendemos nuestras necesidades personales. Por eso se recomienda airear el espacio y contar con elementos de la naturaleza; para ello se pueden emplear inciensos o esencias para purificar el aire.

Y si hablamos de salud, la comida es un punto esencial y el entorno del comedor cumple un papel fundamental. La energía de la comida se denomina chi o creadora y esta es influenciada por la energía chi del ambiente.

Para concluir, una breve reflexión sobre la importancia de traer a tu vida algunos de los beneficios de esta práctica y aunque literalmente no nos libre de enfermedades, si puede reforzar los periodos de mayor energía en nuestro hogar y ayudarnos a que tengamos un chi positivo en los malos momentos. Y como somos el reflejo de aquello que nos rodea, absorbemos la energía eso mismo que nos rodea. Esta energía fluye alrededor nuestro y a través de nosotros.

Tomada de: https://bit.ly/2Z310uF